Buscar en archivos de Mambí en Acción

martes, 28 de abril de 2009

El fracaso que no ha superado Cuba


Foto: pidiendo limosna en el Bulevar de San Rafael y Consulado, en el municipio de Centro Habana.

La Habana, 27 de abril. Durante su viaje a Argelia en 1965, Ernesto “Che“ Guevara, que sustituyó a Felipe Pazos, como Presidente del Banco Nacional de Cuba, cuando le preguntaron por el fracaso económico de la isla, afirmó: “Tenemos un país para experimentar, nos equivocamos, pero seguiremos experimentando, hasta que aprendamos.”

El régimen comunista cubano le ha restado importancia a los logros económicos cosechados por la Mayor de las Antillas, antes de 1959. Desde 1923 a 1958, Cuba tuvo un crecimiento bruto positivo en el Producto Interno Bruto (PIB). Contando en 1958 con una reserva monetaria de $387 millones de dólares, según las estadísticas del International Monetary Fung, en 1960.

Dicha cifra equivaldría ajustada por el cambio en el índice de inflación, a $307 millones de dólares del 2000. Estadísticas de World Bank en 1980 reflejaron que en el primer periodo de 1960-1979, la isla fue la única de América Latina con un crecimiento negativo del PIB. Por otra parte en los años 1991-2000, el promedio anual del PIB fue de 1,9 %, ocupando el penúltimo peldaño entre las naciones latinoamericanas, superando solamente a Haití.

Cuba solamente entre 1980 y 1981 tuvo un crecimiento positivo, debido a que recibió unos cinco mil millones de dólares al año, en subsidios de la entonces URSS.

En 1999 ocupó el penúltimo lugar de pobreza entre los países de América Latina, superando solamente a Haití, de acuerdo a un informe del Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas. De esto no hablan los medios de prensa, todos bajo el control del Partido Comunista.

¿Por qué han ocultado que en 1958 el peso cubano y el dólar circulaban a la par?

El cambio en el índice de inflación durante el periodo de las décadas de 1960 a 1990 fue de 5.96, esto significó que lo que costaba $ 1.00 dólar en 1958, su precio fue de $ 5.90 en el 2000.

La venta del CUC, peso cubano convertible (equivalente al dólar), a fines de noviembre del 2001 en las casas de cambio oficiales, se hacía a 27 unidades del peso cubano corriente. El salario de la nación cubana en el 2001 era de $230.00 pesos per cápita mensuales. Que al cambio monetario de ese año representó 8.52 dólares mensuales.

La Habana no ha dicho que el efecto combinado de la devaluación del peso cubano con respeto al dólar, y la inflación durante los últimos 40 años: 27x5-91=161, ha sido devastador en el cambio neto del nivel de vida experimentado en Cuba durante los años de la década de 1960 hasta los años 90.

El salario promedio tendría que ser: 161X110=17710 pesos hoy en día, nada más mantenerse a la par con el poder adquisitivo que tenía la República en 1958.

Desde mi óptica, el aprendizaje citado por Guevara, ha ocasionado a Cuba el fracaso económico más grande de toda la América Latina. Para nadie es un secreto lo económicamente atrasado que se encuentra el archipiélago cubano.

El PIB hubiese tenido un crecimiento positivo, si el castrismo no estuviera rigiendo los destinos de los cubanos, llevándolos a un callejón sin salida durante medio siglo. La diferencia entre los resultados de la etapa republicana y la actual, según se le puede atribuir a los nefastos efectos que ha padecido la economía cubana, debido a la mala administración estatal.

“El pueblo que quiera ser libre, sea libre en negocios “, sentenció el Apóstol de la Independencia de Cuba, José Martí. El fracaso económico que la isla no ha podido superar, crea un escenario propicio para que los cubanos se coloquen sobre pilares más fuertes, en pro de la dignidad y el bienestar de todos. Únicamente así, se podrá salir de la gama de calamidades que han causado laceraciones de vital importancia en la vida del cubano.

Reportó desde La Habana, el periodista Carlos Serpa Maceira

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails