Buscar en archivos de Mambí en Acción

sábado, 11 de abril de 2009

La Habana, sumida en la basura


Foto de basureros en las calles de la capital. (Virtudes esquina con Campanario)

Por: Ignacio Estrada Cepero, Periodista Independiente del Centro de Información Hablemos Press (CIHPRESS) y Presidente de la Comisión Cubana de Derechos Humanos para Personas con VIH/SIDA (CCDH-PVIH/SIDA).

La Habana, Cuba, 8 de abril-La de escombros y basureros en las calles habaneras no son ajenas para los habitantes de la capital y cuanto visitante recorren sus arterias. Estas imágenes circulan el mundo y dan muestras del deterioro de los servicios comunales y la pésima higienización de una ciudad que hoy exige una respuesta a ésta problemática.

Si en algún principio La Habana fue nombraba como capital de todos los cubanos, hoy es llamada por sus habitantes “Capital de la Basura”, ésta por el contrario de los foráneos, llegó para quedarse y hacerse huésped ilustre.

Diferentes son las empresas dedicadas al mantenimiento de la limpieza de la ciudad, una de las más conocidas es “Aurora”, solo por citar un ejemplo. Es de reflexionar en algo que atañe a todos sin excepción, al estar proclives de contraer cualquier enfermedad infecciosa. Donde exista uno de estos vertederos públicos siempre estará presente la culpabilidad de personas irresponsables, que no vacilan en echar a la calle cuanto se le viene en gana. A esto se le debe de sumar la ausencia de recolectores de basura, o el mal estado de los mismos.

Aun así, el gobierno de La Habana se esfuerza en llamar a Cuba el país más culto del mundo. El personal que labora en el acometimiento de la limpieza de las calles, manifiestan su inconformidad ante los bajos salarios, las malas condiciones de medios de protección, y la carencia de implementos para realizar su tarea.

Según José Ávalo, trabajador de la Empresa de Comunales, señala que una de las encargadas de la limpieza le manifestó, que una de las cosas que más le afecta es la incomprensión de los habitantes de la capital cuando son objetos de burlas y menosprecio, valorando la labor que realizan los famosos barrenderos, y que según el trabajador dice ser el médico que devuelve la sanidad a las calles cubanas. Solo solicita la comprensión y cooperación de sus semejantes.

La Habana no solo se ensucia con mini vertederos, también empañan su imagen conductas bochornosas como el alto índice de prostitución, corrupción, y drogadicción, comportamientos en constante crecimiento.

Foto: Cortesía de Ismaris Salomón Carcacés, foto reportera del CIHPRESS

No hay comentarios: