Buscar en archivos de Mambí en Acción

viernes, 25 de septiembre de 2009

Hospital Clínico Quirúrgico un peligro para los pacientes


Suceso narrado por el comunicador comunitario Lázaro Yuri Valle Roca



 

En el Hospital Clínico Quirúrgico de la Avenida 26, en Ciudad de La Habana, conocí a la señora Esther Martínez Peña, de 73 años de edad; ella me contó que había venido al hospital con el propósito de visitar a una vieja amiga, encontrándose que debía quedarse con ella, porque no tenía acompañante para esa noche, encontrándose con varios problemas, los cuales expuso a continuación:

"Como tú has podido observar -me dice Esther- las sábanas del hospital que son las que se ponen en cuidados intensivos, se lavan y se tienden en el patio recogiendo todo el polvo. Las ventanas de las salas están desbaratadas, los acompañantes de los enfermos tienen que traer sus propias sábanas, ventiladores,
platos y cubiertos para comer. Ayer oí el comentario que para el próximo día, no se le podía dar el desayuno a los enfermos, porque se habían robado la leche del hospital. La comida ni hablar, el ingreso lo ha pasado mi amiga comprando jugos en el quiosco de cuc1 de la esquina. Ella me contó que hace dos días, un gato mordió a una doctora en el Cuerpo de Guardia. Ese gato duerme en la UCIE (Unidad de Cuidados Intensivos Externos), porque ese es el único lugar donde hay aire acondicionado. ¡Imagínate la cantidad de ratones y cucarachas que hay por doquier! El orine de los baños está por todos los pasillos, todos están tupidos y sucísimos, mi amiga está operada de la vesícula y hay que ayudarla para que vaya al baño, tengo que aguantarla para que no se apoye en la taza haciendo un tremendo esfuerzo, ella prefiere que se le abra la herida a contraer una infección en ese baño. Todo el entorno del hospital está sucio, lleno de basura y hasta heces fecales, y si eres observador te darás cuenta que no son de perro u otro animal. Hoy le dieron de alta a una señora y enseguida ingresaron a la otra, sin limpiar el colchón ni desinfectarlo, ¡Ay mi niño! aquí lo que no hay es que caer en este lugar, por eso me cuido muy bien y lo demás no me importa.


 

1Peso cubano convertible


 


 

Ciudad de La Habana, 23 de setiembre de 2009.


No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails