Buscar en archivos de Mambí en Acción

sábado, 13 de febrero de 2010

Conversación cotidiana


Por el comunicador comunitario Lázaro Yuri Valle Roca.

Al caminar por las calles de cualquier Ciudad, nos encontramos con situaciones y comentarios, que son lo más representativo del pensamiento y aspiraciones del pueblo, así por ejemplo pasa en la Ciudad de La Habana.
 

Una conversación que oí de dos señoras, Susana y Mary, así se llaman estas dos mujeres de unos 40 a 45 años de edad, quienes se encontraban sentadas en el parque de 23 y 14, en el Vedado, esperando el ómnibus que las llevaría de regreso a sus casas, plática muy coloquial que trataré de reproducir lo más exactamente posible.
 

Susana:_ Óyeme Mary, si ves lo que le sucedió a mi amiga del Banco, tú sabes que ella se ha hecho ciudadana española para poder viajar con su padre a este país y conocer a su familia, pero en el Banco le dicen que ellos no le dan permiso, si quiere viajar tiene por obligación que pedir su baja del trabajo, y además, tiene que esperar uno ó dos años hasta que el Presidente del Banco la libere para que inmigración le dé su permiso de salida, cuando ella sabe y todos sabemos que no hay Ley Laboral, ni disposición por escrito, ni en la Constitución, que te obligue a irte de tu trabajo o te obligue a renunciar a tus derechos como persona, porque aunque te hagas ciudadano de Hong Kong, sigues siendo cubano, como si trabajara en algo ultra secreto, y después que venga no puede trabajar más en ninguna otra dependencia del Banco ¿cómo te cae? ¿Te imaginas cómo debe de estar ella?
 

Mary:_ Me imagino, así mismo le sucedió a otra amiga mía, pero cáete para atrás, lo que me contó Amparo de la bodega donde yo compro, ella tiene 63 años y quiere ir a visitar a su hijo a España donde reside, y como ella es militante del Partido, sabe que no la dejarán hacer los trámites para su ciudadanía española, a la que se puede acoger por parte de sus abuelos paternos, entonces pedirá la baja del Partido por enfermedad para poder hacer sus trámites y así ir a ver a su hijo, sin tener que pedir carta de invitación ni visa, pero además como me dice ella ¿por qué tengo que recurrir a esto sí ha habido hasta chinos en el Partido que han dado toda su vida por la Revolución? y además, tiene deseos de conocer otra cosa, de salir de aquí, ya está cansada de pasar trabajo y siempre de lo mismo, nada se puede porque todo es malo, y como se ponen los extremistas esos del Partido ¡es execrable!
 

Susana:_ Eso es realidad y no virtual, debe parecerles difícil a los que han aceptado la autoridad como verdad, en lugar de la verdad como autoridad. Mira que han condenado al ostracismo a tantas buenas personas, por un dogma estereotipado y fratricida, del que casi todo el mundo se ha ido liberando, solo seguimos nosotros con este arcaico paradigma, la verdad es que el capitalismo va para delante de derrota en derrota, y nosotros para atrás de victoria en victoria.
 

Mary:_ Me siento exacerbada, es algo cáustico, que te corroe por dentro, es como ese pensamiento de Heródoto que contiene todo el pesimismo político y existencialista que pueda uno imaginarse. "Es difícil para el hombre cambiar el sentido de aquello que ha de suceder por voluntad de los dioses. Y la peor de las penas humanas es precisamente ésta: el prever muchas cosas y no tener ningún poder sobre ellas". Mira, ahí viene la guagua (ómnibus), vamos que ahora me toca la parte de terror de esta película, recoger a los muchachos, ver que hago de comida y hacerla con lo que tenga.

No hay comentarios: