Buscar en archivos de Mambí en Acción

sábado, 19 de junio de 2010

Inseguridades escolares

Por Aimée Cabrera.

El curso escolar 2009-2010 está a punto de concluir. Son cientos de miles los educandos que terminaron la secundaria básica -grados del séptimo al noveno- y no pueden escoger los estudios de su preferencia o interés.

Ahora el gobierno se ha dado cuenta que nadie quiere trabajar la tierra o hacer esas labores conocidas como oficios. Entonces se impone graduar a técnicos medios y obreros calificados, no importa qué piensen los estudiantes.

A pesar del éxodo hacia otros países que impone la revalidación de títulos, los adolescentes cubanos de estos momentos prefieren estudiar el preuniversitario -grados del décimo al duodécimo- para optar por carreras universitarias.

Ellos hablan con interés de estudios relacionados con Informática, y otros como Psicología, Periodismo, Medicina, Derecho, Arquitectura o los relacionados con las artes y las letras, y para nada hacen alusión a estudios como la Agronomía, los de técnico de nivel medio, y mucho menos los de obreros calificados.

El nivel de vida en la Cuba actual es muy alto, y sólo se puede ganar un salario regular si se terminan estudios universitarios. Por eso, este curso ha traído cierta inseguridad para los alumnos de secundaria que no se destacaron en los resultados académicos.

Otra interrogante va con quienes se han esforzado y ahora por cuestiones de índole política son obligados a escoger carreras como es el caso de la Agronomía o las pedagógicas.

La medida nada tiene de educativa y si de impositiva, por lo que son muchos los estudiantes que han decidido no continuar sus estudios del nivel medio superior. Los jóvenes no quieren ser sumisos y claman sus derechos.

Especialistas del Ministerio de Educación (MINED) debieran tener en cuenta las necesidades del país en cuanto a graduar agrónomos y encaminar a los estudiantes residentes en las zonas rurales, a través de círculos de interés desde el nivel primario, para así captar alumnos que sí estén dispuestos a realizar estos estudios.

Otro tanto sucede con los obreros calificados que deben ser mejor pagados y estimulados, para que se incremente la cantera de estos trabajadores cuya labor es tan importante y decisiva para el desarrollo de la sociedad.

Estas temáticas deben ser estudiadas al detalle, con sus pros y sus contras, porque los tiempos son otros y ya ningún estudiante permite que le tronchen su futuro; como sucedió en los años sesenta cuando fueron obligados a estudiar ingenierías, o cuando en los setenta tuvieron que estudiar en el Destacamento Pedagógico Manuel Ascunce.


Bookmark and Share

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails