Buscar en archivos de Mambí en Acción

lunes, 4 de octubre de 2010

Huelga de hambre en el Combinado del Este


Por Roberto de Jesús Guerra Pérez/ Hablemos Press.
robersm2007@gmail.com

Marta León Echeverría sostiene unas fotografías de Pablo Onel Montano y su nieto Tony, el que hace 8 años no ve.

Pablo Montano León, ingeniero en Sistemas Automatizados de Dirección y Máster en ciencias, se declaró el pasado lunes 26 de septiembre en huelga de hambre en la cárcel Combinado del Este, en La Habana, dijo su mamá, Marta León Echeverría.

Pablo Montano, de 41 años de edad, fue detenido en el 2001, “cuando vino a Cuba con su hijo para que nos conociera y las autoridades lo acusaron primeramente de falsificación de documentos”, explicó Marta León.

En una nota enviada a Hablemos Press, Montano explica que las autoridades lo arrestaron por un cargo de falsificación de documentos. Permaneció tres meses en el Técnico de Intrusión Policial del Ministerio del Interior, conocido por 100 y Aldabó. En noviembre del 2002 acusado por un supuesto tráfico de drogas, lo condenaron a 25 años de cárcel.

Según su madre, Pablo Montano alega que es inocente, ya que no le ocuparon droga, ni rastro de haberla consumido antes. Lo sancionaron en la causa 686 del 2004.

“…por lo que pude comprender luego, la acusación por falsificación de documentos fue solo un pretexto para impedir mi salida del país”, escribió en la nota Montano, pero como no había pruebas, entonces me acusaron de tráfico de drogas.

Montano trabajaba para una firma cubana en Rusia. Es graduado del instituto de Ingeniería Civil de Moscú en 1993. Formó una familia de la cual tiene un hijo (Tony Montano, de 11 años de edad, residente en Rusia).

En el 2003, el Tribunal Supremo declaró recurso de casación interpuesto y resultó absuelto en un nuevo juicio celebrado en el 2006.

Alega Marta León que “la familia tenía una esperanza de que lo liberaran bajo libertad condicional después de 8 años de reclamos, torturas, golpizas y el castigo de traerlo de interrogatorios en interrogatorios y de cárcel en cárcel. Pero le fue negado los beneficios por tercera vez”.

También en el combinado, el reo Marcel Galeano Montefú, inició una huelga de hambre por haber agotado todos los recursos legales. Fue condenado en el 1990 cuando tenía 16 años de edad a 8 años de prisión por robo de alimentos. Desde entonces está preso.

“Cumplió la sanción y no le conceden la libertad por evadirse en tres ocasiones de diferentes prisiones”, informó su esposa Marisol.

El estado de los dos huelguistas aun no es grave, confirmaron los prisioneros políticos Ángel Moya Acosta y Lázaro Alejandro García Farah. Pero advirtieron estar al tanto.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails