Buscar en archivos de Mambí en Acción

martes, 19 de mayo de 2009

Apartheid en Cuba para los que navegan por la red


La Habana, 18 de mayo.- La población de Cuba, hoy está siendo víctima de otra afrenta, entre las tantas que ha padecido durante más de medio siglo por parte del régimen comunista. A los cubanos se les continúa limitando el acceso a Internet.

Dicho servicio solo está permitido a los extranjeros. La impopular restricción, se inscribe en el marco de la permanente violación a los derechos humanos. Una nueva forma de apartheid pica y se extiende en la sociedad cubana de estos tiempos, constituyendo una gran mancha para Cuba, en materia de derechos civiles.

Los artículos 41 y 43 de la Constitución de la República de Cuba dicen respectivamente: “Todos los ciudadanos gozan de iguales derechos y están sujetos a iguales derechos y están sujetos a iguales deberes“, “La discriminación por motivos de raza, color de la piel, sexo, origen nacional, creencias religiosas y cualquier otra lesiva a la dignidad humana está proscrita y es sancionada por la ley“.

Contradictoriamente como dice un refrán popular en la isla “Quien inventó la ley inventó la trampa”, el gobierno cubano viola impunemente la Carta Magna. Desde mi óptica, los cubanos siempre hemos sido relegados a ciudadanos de segunda clase.
La limitación al servicio de Internet, tiene un marcado objetivo, frenar la acción de los blogueros, que desde el interior de Cuba, hemos hecho añicos, el mito de la invencibilidad de la censura impuesta por el régimen.

Al castrismo, no le interesa en lo absoluto que la nación cubana posea la tasa más baja de acceso a internet en el Hemisferio Occidental, unos 200,000 cubanos, que equivale a menos del 2 % de la población tienen acceso a la red.

La prohibición gubernamental que limita a los nacionales a Internet, tendrá que ser recogido por la Historia de la Lucha contra el Totalitarismo en Cuba, por lo que ha constituido un “Apartheid”, para los que navegan por la red. El Gobierno de Cuba tiene la palabra.

Reportó desde La Habana, el periodista Carlos Serpa Maceira.

No hay comentarios: