Buscar en archivos de Mambí en Acción

viernes, 29 de mayo de 2009

Traspasar el umbral del "MIEDO"


Por: Roberto de Jesús Guerra Pérez, Periodista Independiente, Director del Centro de Información Hablemos Press (CIHPRESS) y Vice-presidente primero del Consejo de Relatores de D.H en Cuba.

En la foto la madre que fue desalojada se enfrenta a agentes de la policía política que las reprimen en una vigilia en Santiago de las Vegas.

Para muchos ciudadanos en la isla pertenecer a un grupo opositor u organización de derechos humanos es una locura, para otros es un reto.

El problema está en que si eres un integrante y participas en actividades recibirás represión del Departamento de la Seguridad del Estado (DSE), órgano encargado de reprimir a los opositores y defensores de derechos humanos, y todos no están de acuerdo a correr ese riesgo.

Hace algunos meses denunciaba el desalojo de una familia integrada por tres mujeres y un menor, residentes en Santiago de las Vegas, municipio Boyeros. La cual fue sacada por la fuerza del inmueble donde se encontraban, por agentes de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR). Sus pertenencias lanzadas a la calle sin que nadie pudiera interceder por ellas.

Hace alrededor de dos semanas me llega la información que aquella madre con sus tres hijos se había incorporado a un Movimiento Opositor conocido por Línea Pacífica Democrática. “Perdieron el miedo desde que fueron desalojados, y hoy se enfrentan a sus represores gritando consignas antigubernamentales en reclamo a su derecho como ciudadanos libres”, comentó el presidente de la organización mencionada y expresó: “Leyeron la Carta Universal de los Derechos Humanos donde usted puede conocer los derechos que le pertenecen por ley.”

El gobierno cubano manifiesta que aquí solo se reconoce un partido único, el Partido Comunista de Cuba (PCC). El convaleciente Fidel Castro declaraba: “para qué más partidos, si con ese hay, el resto son grupúsculos contrarrevolucionarios pagados y manipulados por el gobierno de los Estados Unidos”. Cosa esta no cierta, pues estos grupúsculos que han cogido fuerza a pesar de las oleadas represivas, están llenos de personas humildes y sencillas, como ésta madre que está educando a sus hijos en el culto a la paz, para que no vuelvan a ser lanzados a la calle como perros, y conozcan sus derechos elementales.

Lo que sucede no es que las organizaciones opositoras y partidos sean grupúsculos por pequeños, es que al no haber estado de derecho, ni libertad de asociación, religión y expresión, nos vemos obligados por el miedo a afiliarnos en cualquier organización que nos proteja de la represión a la que estamos sometidos.

CUBA, CUBANOS, ES HORA DE QUE DESPIERTE, pues el juego está terminando, y con un paso como el que dio ésta familia, serán uno más de los que se suman a las listas. ¡YA SOMOS MAS DE UN MILLON LOS QUE DECIMOS NO COOPERAMOS CON LA DICTADURA, QUEREMOS CAMBIO!

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails