Buscar en archivos de Mambí en Acción

jueves, 21 de mayo de 2009

Turbas gubernamentales confrontan en Cuba a mujeres que pedían la liberación de los presos políticos


La Habana, 20 de mayo.- Las Damas de Blanco, Alejandrina García de la Riva, Clara Lourdes Prieto Llorente, y Noelia Pedraza Jiménez, así como Bárbara Jiménez Contreras y Leticia Ramos Herrería, del Movimiento Femenino “Martha Abreu”, y Caridad Berunate Gómez, del opositor Partido por la Democracia “ Pedro Luis Boitel “, fueron víctimas de un Acto de Repudio, protagonizado por unos 300 partidarios del régimen castrista. El hecho sucedió cuando las féminas realizaban una marcha pacífica por una céntrica calle del municipio de Colón, en la provincia cubana de Matanzas, a unos 180 Km al Este de La Habana, para demandar la libertad incondicional de los presos políticos en la isla, el pasado 18 de mayo.

Antes del inicio de la demostración, las mujeres vestidas de blanco algunas de ellas con pulóver con fotografías de sus familiares encarcelados, participaron de una misa en la Iglesia Católica San José.

“Salimos de la Iglesia, con los gladiolos en las manos. Pudimos observar a un cordón de hombres integrantes de las turbas, quienes dirigidos por la Seguridad del Estado, comenzaron a hostigarnos con las consignas ¡Viva Fidel!, ¡Viva la Revolución!, ¡Mercenarias!, ¡Gusanas! En medio del Acto de Repudio, en vista que no nos dejaban caminar, nos tiramos al piso”, dijo vía telefónica desde Matanzas, Clara Lourdes Prieto Llorente, hermana del periodista independiente Fabio Prieto Llorente, condenado a 20 años de prisión.

La fuente confirmó también, que a Bárbara Jiménez Contreras, un integrante de las turbas le arrebató el teléfono móvil, igual suerte corrió una cámara fotográfica.
Las mujeres fueron detenidas, siendo sacadas del lugar en carros patrulleros de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR).

Alejandrina García de la Riva, esposa del activista de derechos humanos Diosdado González Marrero, condenado a 20 años de cárcel, y Leticia Ramos Herrería, fueron conducidas al poblado El Roque, en el municipio Perico, lugar de residencia de García de la Riva. Noelia Pedraza Jiménez, esposa del civilista Ariel Sigler Amaya, condenado a 20 años de prisión, y Bárbara Jiménez Contreras, fueron trasladadas inicialmente al Roque, donde recogieron al hijo menor de Pedraza Jiménez, siendo llevadas bajo custodia policial a Villa Clara, provincia del centro del país, donde ambas residen.

“En mi caso, me llevaron para la estación de la PNR de Colón, donde fui sometida a un minucioso registro corporal, y posteriormente encerrada en una celda, hasta que llegaron los oficiales de la Seguridad del Estado. Fui llevada en un carro patrullero hacia la casa de Alejandrina García de la Riva”, denunció Clara Lourdes Prieto Llorente.

Se confirmó que Idania López Borrego, integrante del Grupo de Apoyo a las Damas de Blanco, y residente en el central España Republicana, en el municipio Perico, fue detenida en la víspera para impedirle su participación en la actividad en la Iglesia y la marcha pacífica en Colón.

“El teléfono móvil y la cámara fotográfica, nos los fueron devueltos por un oficial de la Seguridad del Estado, identificado por Barreto. Antes, los equipos habían sido llevados a la Unidad Provincial de Operaciones de la Seguridad del Estado en Matanzas, donde fueron revisados”, enfatizó Prieto Llorente.

El pasado 26 de abril, algunas de estas mujeres fueron víctimas de una represión violenta mientras realizaban una marcha pacífica por céntricas calles del municipio Perico.
“El Gobierno no puede negar el derecho de ir a las Iglesias y participar en misas, y marchar por las calles con un gladiolo en las manos”, dijo en la Habana, la conocida Dama de Blanco Berta Soler Fernández, al reaccionar indignada por los hechos sucedidos en Colón.


Reportó desde La Habana, el periodista Carlos Serpa Maceira.

No hay comentarios: