Buscar en archivos de Mambí en Acción

miércoles, 22 de abril de 2009

Misión “DESPERTAR DE CUBA”


Por Héctor Manuel Ramírez Rodríguez

Objetivo:

Lograr que el pueblo cubano residente en la isla sepa toda la verdad macabra que no conoce sobre Fidel Castro (y que hoy circula abiertamente por Internet), para incitar a la rebelión masiva contra el régimen, y ayudar a salvar a la disidencia interna que está sufriendo una terrible ofensiva, y finalmente obtener la libertad que tanto hemos soñado.

¿Por qué?

Sencillamente, porque el respeto a la figura de Fidel Castro ha sido uno de los factores internos que ha demorado más la rebelión masiva, impidiendo que exista una oposición más poderosa. La gran mayoría del pueblo cubano que vive esclavizado dentro de la isla, es fidelista, y no conoce muchas de las atrocidades que Fidel cometió dentro y fuera de Cuba, y que sí, las conoce el mundo exterior que tiene acceso a la libre información. Muchos cubanos llegan a reconocer la miseria y esclavitud en que vivimos pero no culpan a Fidel por ello; siguen sin rebelarse sólo por el respeto y fidelidad al tirano, quien nos manipulaba con sus mentiras, y siempre poniéndose como víctima y culpando a los USA.

Pero esos cubanos dejarán de admirar a Fidel el día que puedan ver la millonaria vida personal que vive él y sus cercanos, las miles de entrevistas a ex agentes y ayudantes de Fidel que desertaron y que hoy están aportando informaciones muy valiosas, sobre sus asesinatos dentro y fuera de Cuba, sobre los grupos terroristas que él creó por todo el mundo y sembraron mucho caos y terror, sobre su relación con los grandes carteles de la droga y con otros grandes genocidas como Sadam, etc.

Y yo me pongo como ejemplo. Si en la época en que yo daba la vida por Fidel, me hubieran mostrado alguna de esas informaciones sobre él que hoy me horrorizan, las habría creído fácilmente porque guardan relación con lo poco que uno conoce allá, y con lo que uno se ha podido imaginar algunas veces. Por eso es necesario poner en manos de todos los cubanos ese arsenal de información que describe a un tirano que no se parece en nada al Fidel que vemos dentro de la isla.

¿Cómo hacerlo?

Es sencillo y económico. En cualquier parte del mundo, todo el que le interese colaborar, sólo tiene que navegar en Internet unos minutos, y recopilar toda la información que pueda sobre la obra genocida de Fidel, tanto archivos de textos como videos, imágenes y testimonios, luego ponerla como datos en un CD o un pendrive, y hacerla llegar a Cuba.

Durante cinco décadas, Fidel ha luchado ferozmente para evitar que esa información llegara al pueblo, para lo cual eliminó la libertad de prensa y de opinión. También ha permitido que llegue desde el extranjero prensa escrita, radial o televisiva. Y es por eso que éste gobierno militar jamás permitirá que el pueblo tenga libre acceso a Internet. Sin embargo, el mundo entero tiene que colaborar para llevar a la isla toda esa información sobre Fidel que circula por la red.

La aduana del régimen confisca todo lo que tenga contenido anti fidelista, tanto libros, revistas, cintas de video, etc. Pero por suerte, hoy la tecnología nos permite otros medios más discretos como los CD, y los pendrive, que cada día son más pequeñitos y con enorme capacidad. A Cuba entran miles de turistas diariamente, y sólo registran minuciosamente a quienes parezcan sospechosos de algo. La mayoría de ellos siempre llevan diferentes tecnologías para escuchar música, entre los cuales pueden pasar esta información.

Mucho se esforzó Fidel por retrasar el desarrollo de la computación en el país, pero por suerte actualmente hay computadoras en cada escuela, en cada empresa, en cada oficina, y varios miles de cubanos ya tienen una en su casa. Así que muy pronto todo el pueblo habrá visto las pruebas que demuestran el verdadero Fidel Castro. Y los pocos que no puedan llegar a ver esas pruebas en un computador, lo sabrán por Radio Bemba, que es la difusión de los hechos de boca en boca.

Hay que lograr que esos archivos lleguen a cada escuela, a cada fábrica, taller, a cada unidad militar, a las oficinas de las organizaciones políticas y de masas. También en las computadoras de las más altas instancias del gobierno dictatorial como el Consejo de Estado, Consejo de Ministros, Comité Central del Partido, Asamblea Nacional del Poder Popular, Unión de Jóvenes Comunistas, Ministerio de las FAR, Agencia de Información Nacional, etc. Porque ni siquiera los trabajadores de esos lugares han tenido acceso a la obra genocida de Fidel.

Argumento

Millones de personas por todo el mundo se horrorizan de las atrocidades cometidas por Fidel Castro, y no entienden por qué si es tan malo no hay en Cuba rebeliones como han sucedido en otros gobiernos militares, donde no sólo ha habido una oposición pacífica sino también grupos armados, asesinatos de militares, bombas, secuestros, etc.

Lo primero en aclarar, es que muchos de esos gobiernos militares surgieron como urgencia para frenar el daño que les estaba haciendo a sus países la penetración del comunismo de Fidel Castro. Así que la resistencia violenta que venía después también se las propiciaba Fidel. Era obvio, que Fidel no iba a permitir en Cuba la misma rebelión que él mismo exportó a otros países. Para evitarlo, tomó las precauciones y las medidas tan extremas que jamás tomó otro régimen.

Además, esa rebelión armada sí existió en Cuba, primero en el gobierno militar antes de Fidel, y luego en los primeros años del régimen fidelista; pero fueron exterminados con un ensañamiento terrible, para que nadie más se atreviera. Y la oposición pacífica siempre ha existido, pero muy vulnerable a la represión de esta dictadura, porque la mayoría se pasa la vida preso, y les impiden tener los recursos y los medios para trabajar con efectividad.

La mayoría de los cubanos que en 1959 tenía nivel cultural como para entender la esclavitud y miseria que se nos venía encima, optaron por marcharse de Cuba, y unos pocos trataron de rebelarse y fueron asesinados prematuramente.

Así que Fidel desde el principio dispuso de todo un pueblo pobre, inocente e inculto al cual le fue fácil engañar y manipular. Ejecutó un programa de desinformación total, de tal forma que le permitiera lavarnos el cerebro y poder programarnos a la conveniencia de sus intereses esclavistas. Muchos llegamos a endiosarlo tanto que nos costaba aceptar que fuera un ser humano.

Luego de la desaparición del campo socialista, que agudizó tanto la miseria que ya teníamos, fue que por primera vez la mayoría del pueblo comenzó a entender que Fidel Castro no era Dios sino un hombre que podía equivocarse. Y actualmente esa mayoría ya sabe que Fidel no es Dios y ha cometido errores, pero siguen siendo fidelistas porque no tienen todavía en sus manos las pruebas, los relatos, las cifras sobre los más grandes genocidios que el dictador cometió no sólo contra nuestro pueblo, sino, contra todo el planeta. Si sólo tuvieran un 10 % de toda esa información, odiarían tanto a Fidel que ya nada podría apaciguar una rebelión masiva.

La oposición interna está trabajando duro, y está resistiendo la terrible opresión del régimen. Pero el control del gobierno esclavista en tan grande que todavía hay muchas personas dentro de Cuba que ni siquiera saben que existe la disidencia. La desinformación es enorme. La oposición no cuenta ni con los mínimos recursos para trabajar. Fidel no sólo tiene en su poder todos los medios masivos de difusión, sino que también ha evitado y seguirá evitando que tanto la oposición como el propio pueblo, tenga acceso a medios técnicos que son importantes para la divulgación como los reproductores de videos, Internet, teléfonos, televisión internacional, fotocopiadoras, impresoras, imprentas, scanner, hojas, etc.

No hay comentarios: