Buscar en archivos de Mambí en Acción

miércoles, 15 de abril de 2009

La comunidad de LGBT en Cuba necesita nuevos espacios


Por: Ignacio Estrada Cepero, del Centro de Información Hablemos Press (CIHPRESS)

No debe ser ajeno para el mundo los esfuerzos de la comunidad de LGBT por lograr espacios que les garanticen el derecho pleno a sus libertades más esenciales, lucha que aún no ha tenido una respuesta satisfactoria por parte de las autoridades cubanas.

Según publicaciones recientes de la prensa extranjera, la comunidad de Lesbianas, Gays, Bisexuales, y Transgénero en Cuba, logra espacios después de supuestas aperturas por parte del proyecto liderado por la doctora Mariela Castro Espín, máxima autoridad del Centro de Educación Sexual en Cuba (CENESEX).

La realidad está muy lejos de cualquier comentario aparecido en los medios oficiales, la prensa extranjera acreditada en la isla está lejos de una realidad que por mucho tiempo se ha tratado de ocultar. Los esfuerzos oficialistas que recorrieron las principales páginas digitales el pasado año en elogio a supuestas aperturas, no tardaron mucho tiempo en mostrar rostros diferentes. Para las personas gays en Cuba no todo se resuelve con la celebración del día mundial de lucha en contra de la homofobia, y mucho menos con la aprobación para cambios de sexo.

La comunidad cubana lo que más necesita es la comprensión de las autoridades pertinentes, autoridades que no cesan en reprimirlos en todo momento, no importando el lugar y la hora. No es desconocido el constante reclamo por lograr espacios que demuestren la tolerancia y el respeto por parte del gobierno, reclamos que quedan sin respuestas, es fácil percatarse del alto nivel de prostitución, drogadicción, asaltos, robos, asesinatos y lesionados, casos que se convierten cada vez más frecuentes, teniendo como victimarios una comunidad que necesita urgentemente aperturas que respondan a sus verdaderas necesidades y no a sucios planes políticos.

Las manipulaciones gubernamentales no escapan de constantes críticas, muestra de esto son un creciente número de ONG independientes que han solicitado sus inscripciones al Ministerio de Justicia Cubano (MINJUST), las cuales fueron denegadas. Si se le preguntase al (SENESEX) por dichas organizaciones, responderían con negativas y agregando que son personas con fines políticos que se prestan a la desestabilización de las normas socialistas. Ejemplo de estas negativas y serias acusaciones oficiales aparecen en el artículo publicado el año pasado con el título “Mariconería de Estado”.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails